Get Flash to see this player.

Concepto de familia es excluyente y discriminatorio

Concepto de familia es excluyente y discriminatorio

Núcleos encabezados por un padre soltero o una madre soltera no alcanzan en esa categoría


Abuelas que crían a nietos de hijos migrantes, o hermanos mayores a cargo de hermanos menores, tampoco entran en esa fórmula de los parlamentarios.


Las familias monoparentales, encabezadas por madres o padres solteros no están incluidas en el concepto de familia del nuevo Código de la Familia.


La diputada de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Edipsia Dubón, considera que el Artículo 31 del Código de la Familia, referido a la definición del concepto de familia, es “excluyente y discriminatorio”, pues no toma en cuenta, según la legisladora, a las “familias extensivas o por parentesco ni a las familias monoparental”.

En el dictamen original, el Artículo 31 del Código, se refería al “Concepto e integración de la familia” y lo definía de la siguiente manera: “La familia es el núcleo fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de ésta y del Estado. Está integrada por un grupo de personas naturales con capacidades, habilidades y destrezas diferentes, unidas por el matrimonio o unión de hecho estable y vínculos de parentesco”.

Sin embargo, durante la aprobación en lo particular, se presentó una moción que modificó este Artículo 31, y el concepto de familia quedó definido de la siguiente manera: “La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a protección de ésta y del Estado. Es el núcleo fundamental de la familia que se basa en el matrimonio o unión de hecho estable entre una persona varón y una persona mujer, ya sea por los cónyuges o su descendencia, o por los convivientes y sus descendientes”.

“Las familias nicaragüenses no solamente están estructuradas entre hombre y mujer, sino también estamos hablando de madres solteras, pero también de abuelas que se han quedado con sus nietos, y sentimos que en este concepto no están incluidas”, expresó.

Ante tal situación la abogada María Elena Domínguez, de la Comisión Coordinadora de la Red de Mujeres Contra la Violencia, RMCV, considera que los diputados viven fuera de este mundo “porque en este país también existen familias conformadas por abuelas a cargo de sus nietos, que por la difícil situación de la familia, la madre tiene que emigrar para trabajar, y a veces no vuelven” y, agregó, “pareciera que los diputados están legislando en otro país”.

Según Domínguez, los diputados se basan en el concepto constitucional “y con definir los tipos de familias que hay no se viola la Constitución de ninguna manera, pues en dónde se ampararán estos niños, niñas y adolescentes, quién protege a estas familias”, se cuestiona.

Agregó que también hay casos de hermanas mayores que quedan a cargo de sus hermanos, o familias de mujeres asesinadas, entonces además del dolor por la pérdida de una madre, el Estado no les reconoce esas distintas formas de familia, que no las hemos inventado sino que son una realidad. Por ello consideramos que deben ser reconocidas para que les sea garantizada la protección”.

Sin duda, esta decisión afecta directamente a los hijos y a quienes están a cargo de ellos, “porque al final se quedan sin nadie quien los represente cuando sus padres no están”, concluyó.

¿Temor a ser mal interpretados o doble moral?


Para Dubón, hubo temor entre algunos diputados de que, de la manera en que estaba redactado originalmente el Artículo 31, se prestara a la interpretación de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Dubón dijo que en algún momento este tema deberá ser abordado.

Dicha ponencia fue criticada y rechazada por el director ejecutivo del Centro para la Educación y Prevención del Sida, Cepresi, Norman Gutiérrez, quien señaló que “los diputados y diputadas de este país están patentizando su doble moral”, enfatizó.

Considera que quisieron poner una lápida a la demanda de los grupos de la diversidad sexual, en cuanto al reconocimiento de las uniones dentro de personas del mismo sexo, “pero queremos dejar claro que nuestra demanda no es por matrimonio, y así lo ha expresado la misma Procuradora de la Diversidad Sexual”, advirtió.

Según Gutiérrez, la diversidad sexual en Nicaragua no demanda un matrimonio, sino que se haga efectivo el discurso de restitución de derechos “y eso se logra si hacemos cambios en el sistema social”, indicó.

Por su parte la presidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer, Juventud, Niñez y Familia de la Asamblea Nacional, Martha Marina González, explicó que el matrimonio hombre-mujer está establecido en el Artículo 72 de la Constitución y que, por tanto, el Código de Familia es una ley ordinaria que no puede contrariar a la Constitución.

Diversidad sexual sin derechos


Pero Gutiérrez insiste en que todo el Código de la Familia en sí debe ser revisado y esto merece una consulta amplia de todos los sectores de la sociedad nicaragüense, “porque con esto están diciendo que la diversidad sexual no tiene derecho a constituir una familia”, subrayó.

Respecto al núcleo familiar, la diputada oficialista González recordó que aún faltan muchos artículos por aprobar del Código de la Familia, y que en posteriores disposiciones se habla del parentesco y de los derechos de que gozan las familias por parentesco.
ImprimirEnviar a un amigo
¿Quienes somos?|Punto "G"|CEDOC|Capacitación|Alcance Geográfico|Contáctos|Noticias|Galeria|Enlaces|Escribanos