Get Flash to see this player.

Tras denunciar amenazas, activistas gays de Chihuahua reciben protección policíaca

*Piden que El Heraldo de Chihuahua deje de publicar textos periodísticos homófobos.
Luego de denunciar las amenazas que sufrieron tras apoyar la iniciativa de Pacto Civil de Solidaridad (PACS) en Chihuahua –que de aprobarse reformaría el Código Civil del estado para que las parejas del mismo o distinto sexo puedan unirse legalmente–, activistas gays reciben protección policíaca en sus casas y trabajos.

El presidente de la organización Comité Lésbico Gay Chihuahuense, Alberto Chávez, y Mercedes Fernández Gonzáles, secretaria general de la asociación, señalaron a NotieSe que después de apoyar públicamente el PACS -que fue presentado el pasado 13 de febrero por los diputados del Partido de la Revolución Democrática en el Congreso local-, recibieron mensajes intimidatorios, agresivos y anónimos a través de llamadas telefónicas y correos electrónicos, así como múltiples desplegados discriminatorios en los periódicos de la entidad.

Fernández dijo que incluso en una ocasión un hombre desconocido fue a su domicilio a media noche para gritarle “Mercedes, cálmate o ya sabes”.

Comentó que El Heraldo de Chihuahua, periódico de Organización Editorial Mexicana, es quien sobre todo ha hecho un “bombardeo psicológico”, mediante textos periodísticos e inserciones pagadas que incitan al odio hacia las personas homosexuales, pues los califican de “enfermos, desviados, perversos, mañosos y separadores de familias”.

No obstante que el grueso de la población chihuahuense está a favor del respeto a los gays; los sectores política y económicamente más poderosos como la Iglesia católica, la Confederación Patronal de la República Mexicana y la Cámara Nacional de la Industria de Transformación son quienes han hecho una campaña negra en contra de la homosexualidad, afirmó.

“La opinión del colectivo homosexual siempre ha sido la última que se toma en cuenta pero sí la primera que paga la cuota de sangre”, expresó.

Chávez agregó que las advertencias recibidas vía telefónica se dieron gracias a que El Heraldo de Chihuahua proporcionó sus datos personales, según así lo confesaron quienes hicieron las llamadas anónimas.

Por eso “estamos estructurando una petición a la Organización Editorial Mexicana para que tome cartas en el asunto y se haga responsable de esta discriminación sembrada desde hace tres meses. Sin embargo, no todo el diario es así. Muchos reporteros han tenido acercamiento y apertura con nosotros, pero hay censura al momento de querer ejercer su derecho a publicar porque el director sí es abiertamente homofóbico”, expuso.

Indicó que a raíz de la denuncia que interpusieron ambos luchadores sociales ante la Unidad Especializada de Investigación de Delitos con Imputados Desconocidos de la Procuraduría General de Justicia de Chihuahua, desde hace un mes ya no hay llamadas hostigantes; además de que hay patrullas afuera de sus casas y trabajos respectivos.

En cuanto a las declaraciones de los diputados locales Yolanda Morales y Joel Aranda, ambos de extracción priísta, en relación a que el PACS no está en la agenda legislativa del Congreso de Chihuahua, el activista declaró que “es mentira que no esté en la agenda del Congreso. Sí está, pendiente, pero está. Está detenido por las elecciones. Pero en septiembre, el nuevo gabinete retomará el tema”.

Finalmente, hizo un llamado al colectivo lésbico, gay, bisexual y transgénero de Chihuahua: “es hora de abrir los ojos. Somos merecedores de respeto y de derechos. Tenemos que unirnos. Ya terminó el tiempo de estar separados aguantando asesinatos e injusticias”.
ImprimirEnviar a un amigo
¿Quienes somos?|Punto "G"|CEDOC|Capacitación|Alcance Geográfico|Contáctos|Noticias|Galeria|Enlaces|Escribanos