Get Flash to see this player.

Variantes del orgasmo masculino

Variantes del orgasmo masculino
Algunos varones operados de próstata pueden perder la capacidad orgánica de expulsar el semen al exterior, llevándolo hacia la vejiga (eyaculación retrógrada). Sí conservan la sensación orgásmica, ya que las contracciones musculares continúan manifestándose, y son ellas las que son decodificadas por el cerebro como placenteras. Pero puede suceder que, aunque mantengan su capacidad orgásmica se sientan disminuidos sexualmente, porque no se hace evidente su clímax al no poder ver su eyaculado. En estos casos la problemática está centrada en los condicionamientos culturales o la personalidad del sujeto, por valorar lo evidente antes que lo realmente sentido. La consecuencia orgánica de esta dificultad es la pérdida de la capacidad reproductora.

Estadísticamente, muy pocos eyaculan débilmente, sin fuerza; el semen se escurre hacia afuera (anhedonia eyaculatoria o eyaculación sin placer). Esto indica que las contracciones musculares también han sido débiles; aunque logran eyacular, el orgasmo es prácticamente imperceptible, lo cual suele producir sensaciones de frustración e insatisfacción. Estos episodios pueden remitirse a dos causas: debilidad de la tonicidad muscular genital, o motivaciones emocionales (inhibición, miedos o prejuicios ante la sexualidad y/o dificultades de pareja).

Otros hombres suelen mantener un control muy estricto de su orgasmo, lo cual puede provoca que aunque mantengan un ritmo y estímulo adecuado, tarden muchos minutos en eyacular (más de 30 minutos), o en casos extremos no lograr hacerlo (eyaculación retardada y aneyaculación respectivamente). Esta dificultad tiene su paralelo en la anorgasmia femenina. Sus causas son exclusivamente psicológicas. Suelen ser hombres muy rígidos e hipercontrolados en la expresión de sus emociones; sienten que el descontrol puede ser peligroso para la integridad de su persona. Generalmente han sufrido de una educación muy estricta, la cual los inhibió afectivamente.

Estos varones suelen llevar una vida sexual conflictiva, ya que el temor de repetir la frustración puede llevarlos a inhibir su deseo sexual y/o perder su capacidad eréctil. Asimismo, un mal vínculo con su pareja puede incrementar la dificultad.
ImprimirEnviar a un amigo
¿Quienes somos?|Punto "G"|CEDOC|Capacitación|Alcance Geográfico|Contáctos|Noticias|Galeria|Enlaces|Escribanos